“La vida es un espejo y no vemos en el prójimo más que nuestro propio reflejo” Florence Scovel Shinn

“La vida es un espejo y no vemos en el prójimo más que nuestro  propio reflejo” Florence Scovel Shinn

Durante nuestra vida nos encontramos con varias personas, algunas las conocemos sólo para un momento del día, otras pueden ser nuestros vecinos, compañeros de trabajo o relaciones. Y es ahí con las personas que más tendemos a ver lo que nos agrada de ellos o nos molesta. Por ejemplo: puede ser que casi siempre nos encontremos a una misma persona rumbo al trabajo, escuela o cuando estamos en algún lugar para entrar (cita en el dentista, terapeuta, masajes…). Tanto si vemos una cualidad agradable en esa persona como si vemos algo que nos irrita.

Supongamos que a nuestro trabajo siempre llegamos a tiempo, entregamos todo lo que nos solicitan y hasta puede ser que demos más de nuestro tiempo; pero hay un compañero que suele llegar tarde, entrega después lo que le solicitan y además en el horario laboral se pone a hacer otras cosas que no corresponde al trabajo (puede estar enviando mensajes, viendo las redes sociales, tomarse más tiempo en la comida, etc). Y eso nos irrita porque podemos pensar entre nosotros “¿cómo es posible que siempre llegue tarde, no se ponga a trabajar y además que esté perdiendo el tiempo? Como nosotros somos personas responsables que no realizamos ninguno de esos puntos no comprendemos el porqué de ese comportamiento. Si tenemos esa idea, es que  nos está mostrando lo opuesto a nuestra actitud hacia la vida y nos vamos a seguir encontrando con situaciones así hasta que resolvamos ese tema. La otra persona no es la que debe de cambiar, es nuestra  mentalidad la que debe de modificarse para que no nos afecte a nosotros. Debemos de tratar de entender que cada persona se comporta de acuerdo a como ha entendido que es la mejor forma para él/ ella en cierta situación. Por el contrario nosotros seguimos con las acciones que creemos que nos pueden aportar algo benéfico y que disfrutamos al momento de hacerlo; porque si no lo disfrutamos es entonces cuando vemos alrededor de nosotros para encontrar algo que nos desagrade porque no nos agrada lo que hacemos.  Tarde o temprano tus acciones de esfuerzo serán valoradas y premiadas si es que si las haces de corazón y lo disfrutas. Y cuando estés feliz haciendo tus cosas, créeme que no tendrás tiempo para ver lo que las demás están haciendo y mucho menos emitir juicios. Simplemente continúas con tu vida y comprendes que cada persona tiene el derecho de comportarse como crea que sea conveniente.

La pareja nos va a mostrar áreas tanto positivas como áreas a trabajar.

Otro ejemplo súper comprobado es cuando estamos en una relación y vemos puntos en la pareja que nos molesta, hasta le comentamos lo que nos disgusta pero lo sigue haciendo. Tal vez sería interesante analizar un poco esa acción y comprender porque nos desagrada. Ejemplo: puedo decir que mi pareja no es detallista, no me da regalitos, no me sorprende como yo quisiera cuando es una celebración importante para mí; como mi cumpleaños, el día de los enamorados, una graduación, finalización de algún logro para mí u otro evento que yo “supongo” que él debería de saber que es importante. Primero me gustaría comentar un punto súper importante que los hombres y las mujeres tenemos formas distintas de pensar y ver algunas situaciones totalmente opuestas; por lo que muchas veces cuando estamos en una relación y creemos que no funciona es por la otra persona y no por mí.  A lo mejor en mi cumpleaños yo tengo en mente una gran celebración esperando que él me sorprenda, me la cumpla y yo seré feliz; pero para empezar nosotros deberíamos de estar conscientes que ninguna otra persona nos va a hacer felices; nosotros debemos ser felices por nosotros mismos y la persona que esté en ese momento sólo va a expandir esa felicidad. A lo mejor para él en su pensamiento mi cumpleaños es momento de estar nosotros dos, tener una comida, disfrutar el momento, ver una película; y quizás  yo no tenía eso en mente si no algo totalmente diferente y me estresa esa actitud; en lugar de disfrutar el momento y agradecer.  Mientras a mí me siga molestando su comportamiento con respecto a los eventos que yo creo que son importantes y que necesitan de más celebración, va a seguir pasando con él o con otra pareja. Por el simple hecho de que yo no he resuelto esa molestia y me seguirá hasta que la comprenda y cambie mi actitud. Tal vez podrás pensar “¿siempre soy yo la que tengo que cambiar con todas las situaciones? Y la respuesta es: tratar de cambiar nuestra mentalidad, comprender que todos pensamos diferente,  actuamos de acuerdo a las situaciones que nos ha tocado vivir, evitar juzgar y ser más comprensivos. Cada quien se comporta como ha aprendido a manejarse en ciertas situaciones y cree que es la correcta. Además en el momento que uno resuelve sus temas ya no aparecerán situaciones ni personas que no los recuerden.

En esta ocasión te invito a reflexionar:

¿Qué es lo que me molesta de cierta persona en particular?

¿Por qué me desagrada eso?

¿Puedo hacer algo para mejorar la situación? En esto más que nada por mí, no tanto por el otro.

Puedes escribirlo ya que muchas veces nos formamos ideas en la cabeza pero sólo están rondando y no las plasmamos para analizarlas mejor.  Te darás cuenta que cuando nos percatamos de las molestias poco a poco van desapareciendo, fluimos mejor con los demás y con la vida.



4 thoughts on ““La vida es un espejo y no vemos en el prójimo más que nuestro propio reflejo” Florence Scovel Shinn”

  • Vaya! Creo que para mí es más difícil convivir con mi familia, específicamente con quiénes vivo, mi Mamá y hermana. Es curioso que sé que son quienes más me apoyan y quieren pero con quien más desesperada me siento…Tengo que contestar esas preguntas y descubrir qué es lo que tengo que aprender aquí.

    • En efecto hay que hacer un trabajo interior para mejorar la relación con las personas que convives en cada momento; ya que si no lo resuelves con ellas, la vida más adelante te volverá a poner la situación con otras personas.

  • Nada como los espejos. que me refleja lo que está en mi interior y poder trabajar en ello, la situación se presenta hasta que aprenda la lección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *