El dinero en las fiestas decembrinas

El dinero en las fiestas decembrinas

Estamos a nada de terminar un año más y justamente en este mes es de mucha abundancia (no sólo de dinero, de comida; también de reuniones con la familia, con amigos, con compañeros de trabajo, con pláticas tan interesantes con desconocidos que conoces en un café…). Por lo que estas fechas pueden ser sumamente emocionantes o estresantes a la hora de administrar tu dinero que recibes.

Para la mayoría de las personas es el mes en que reciben un dinero extra por todo el año que han trabajado con dedicación y es como un derecho o un regalo. Por lo que es importante que manejes adecuadamente dicha cantidad que recibes.

  1. Toma una cantidad de ese dinero para darte un placer que has tenido en mente por algún tiempo y no lo habías podido hacer. Te lo mereces porque sabes que has trabajado duro y constante durante todo este año. Además de que para tu cerebro es un estimulante  que recibe una señal de que algo hiciste muy bien. Y eso es una inyección para elevar tu energía y querer seguir siendo muy productiva (o). NOTA: el placer equivale sólo a una parte del dinero recibido; no todo o más de lo que has recibido; de lo contrario en lugar de un placer se puede convertir en una deuda o un problema financiero.
Un placer para recompensarte por tu arduo esfuerzo.
  1. Dedica otra parte a liquidar (si se puede en su totalidad deudas malas que tengas) o a abonar para que esa cuenta a saldar sea menos grande. También te sentirás muy aliviada y motivada ya que la cuenta va disminuyendo y si puedes ver la luz al final del túnel; no todo es oscuridad. A pagar tarjetas, a apartar dinero para los gastos que se vienen en enero y no te sientas con la presión pasando las fiestas decembrinas. Si ahora tienes el dinero es momento de ponerlo en circulación.

 

  1. Mentalidad financiera positiva en cada momento de tus días. Hay personas que pasan más parte de su tiempo en preocuparse por lo que aún no ha pasado que por cultivar y trabajar esa mentalidad para que sea más próspera. Es decir: algunos piensan: “mejor voy a ahorrar porque el año que vienen va a estar pesado” y pueden decir: “no soy negativo, soy realista” y está bien que sean realistas y vean varias facetas de la situación pero esa mentalidad no ayuda de mucho. Veo la situación, trato de no estresarme antes de tiempo y mejor me pongo a trabajar en la prosperidad de mi ser: agradecer por lo que tienes, por los viajes que puedes o pudiste hacer; las meditaciones también ayudan a modificar esos pensamientos fatalistas de inicio de un nuevo año. Mientras más trabajas en tu ser verás más fácilmente reflejada la prosperidad en todas las áreas.

 

  1. Paga tus impuestos o servicios con una buena energía. El hecho de que tengas dinero en tu cartera, en tu cuenta bancaria o guardado y puedas pagar tus impuestos es una muestra de decirle a la vida: “gracias por darme dinero para pagar lo que me corresponde”; cuando omites un pago, pagas menos de la cantidad o retrasas tus pagos; no estás engañando al sistema tributario, a las personas, negocios… más bien a la vida. Además envías una señal al Universo de decirle: me quiero ahorrar ese dinero y mejor me lo quedo para mí. Y lo que va a pasar: que vas a recibir de vuelta situaciones que no te van a agradar en cuestión de dinero, amor, salud, familia en alguna área en donde también se te engañe. Por lo que te recomiendo que al momento de pagar lo hagas en verdad de buena voluntad y dentro de ti: diciendo “gracias porque tengo dinero suficiente para solventar estos gastos”.

 

  1. Cuida tus acciones con referente al dinero. Si eres de las personas que se lavan las manos después de haber recibido dinero, o pensar “me voy a lavar las manos porque acabo de agarrar dinero o comentas a tus hijos u otras personas: “mejor ve a lavarte las manos porque el dinero está sucio”. Ve toda la cantidad de baja vibración que estás emitiendo en cuestión al dinero: el dinero tanto como las demás cosas está lleno de energía. Al dinero se le tiene que cuidar, respetar y agradecer como a lo demás; gracias dinero porque me ayudas a aumentar mi felicidad: puedo comprar comida, pagar por servicios para que mi vida sea más placentera, pagar por cosas lindas para mi cuerpo, pagar por ayuda para que me guíen en el camino de ser una mejor persona, apoyar a amigos, familiares o compañeros que lo puedan necesitar. Recibe al dinero y respétalo como a una amiga que va a visitarte a tu hogar y quisieras que se quedara mucho tiempo porque te la pasas muy bien con ella; es lo mismo con la energía del dinero; hay que aprender a emitir buenas vibras.

 

Estos son algunos puntos que te comparto para que los tomes en cuenta si quieres que tu prosperidad financiera sea más abundante en estas fechas. Hay muchas actividades que puedes ir implementando en tu día a día para mejorar esa relación con el dinero. Ya te mencioné algunas prácticas que puedes hacer o reflexionar con respecto al tema del dinero. Espero que sean de utilidad en tu vida.

La prosperidad la puedes cultivar momento a momento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *